top of page
  • Foto del escritorMeridiano Puebla

M8 con Erika Spezia



Hoy impartí una conferencia virtual en torno al M8 y algunos de los participantes concluyeron que las mujeres son ahora el sexo fuerte y la verdad es que no se qué hacer con tal calificativo.


Creo que usar la palabra 'fuerte' como definición de una mujer un poco como usar la palabra 'agradable': realmente no sabes lo que quieren decir, independientemente del género de quien te lo diga.


Cuando lo escucho, asumo que es algún tipo de cumplido, pero no estoy muy segura de cómo reaccionar y que efecto causa que las personas califiquen a las mujeres de tal forma. Si alguien usa ese calificativo en mi entorno personal con las mujeres que me rodean, es porque debe notarse la capacidad de recuperación, ingenio y resistencia de las mujeres. De todos modos, me hizo pensar en algunas preguntas para resolver este conflicto personal y mucho me honrarían si me acompañan con su lectura y… ¿ por qué no? con sus comentarios.


Si bien la fuerza física y la forma física pueden ser los conceptos a los que se hace referencia con más frecuencia cuando hablamos de un hombre fuerte, es evidente que se entiende más a menudo como una expresión de carácter cuando se aplica a una mujer. Cuando hice una búsqueda en Google sobre "mujeres fuertes" los conceptos que encontré fueron: Independencia y autonomía; convicción y confianza; franqueza y valentía ante los desafíos; perseverancia y resistencia, y; poder y control.


Sin embargo, si la búsqueda es por imágenes que caracterizan a las mujeres fuertes, claramente juegan con el tema de la fuerza física. No estoy siendo parcial aquí: cada resultado de búsqueda de imágenes de Google de "mujer fuerte" utiliza el mismo tema. Parece haber una verdadera desconexión entre la imagen popular de una mujer fuerte y lo que caracteriza a una mujer fuerte.


Yo también he calificado a muchas mujeres como fuertes a lo largo de mi vida y recordando a algunas de ellas y el porqué de mi calificativo me inclino a pensar que una mujer fuerte es alguien que tiene una convicción inquebrantable de quién es y es capaz de amarse a sí misma. Que sigue su pasión sin miedos, pero es capaz de ser flexible, admitir sus errores y ser amable en su trato con los demás.; es aquella que se siente cómoda en su propia piel, se acepta y está contenta con lo que es. No siente la necesidad de probarse a sí misma en ninguna situación. Se siente cómoda siendo desde una oyente y una observadora hablando para ventilar sus convicciones en lugar de hablar para "ser escuchada", pero también es capaz de desempeñar su papel en el centro de atención cuando surge la necesidad.


Entonces surge la siguiente pregunta ¿Cómo puede una mujer volverse más fuerte?

Intuyendo desde las características que hacen a una mujer fuerte, la auto aceptación y la confianza en sí misma serán los criterios esenciales para la fortaleza interior de una mujer. Para algunas mujeres, la familia y los amigos que las aman fortalecen su sentido de aceptación y fe; para otras mujeres, su fuerza se basa en una fe viva y en una relación con Dios; y aún otras mujeres recurren a sus logros personales como una fortaleza que las impulsa a mayores logros. Sería tonto pensar que hay un enfoque de "talla única" para desarrollar la fuerza de una mujer; debe depender de las circunstancias personales por lo que yo alentaría a las mujeres a encontrar y confiar en lo que funciona para ellas en ese momento particular de sus vidas.


Sin embargo, siempre he sostenido que una cualidad que se exagera puede convertirse en una debilidad. Una mujer fuerte puede ser alguien a quien admiremos, pero si su fuerza se usa para dominar a todos los que la rodean, anular su contribución o silenciar su opinión, podría ser perjudicial para todos los involucrados. Alguien que está tan convencido de su fuerza puede volverse ciego ante las fortalezas de los demás y ante sus propias insuficiencias.


Aunado a lo anterior, particularmente creo que etiquetar a las personas, incluido uno mismo, puede no ser un concepto útil. Por ejemplo, puede hacer que limitemos nuestras percepciones de lo que podemos o no podemos lograr, cómo debemos relacionarnos con los demás, dónde se encuentran nuestros valores, etc. Estoy segura que creo que la aceptación de sí misma sin preocuparse por las etiquetas es una forma saludable de finalizar esta reflexión.


Por tanto, los términos "fuerte" y "débil" no me funcionan en un sentido global. La construcción de la mujer como una u otra es problemática para mí… ya que en mi propia experiencia, algunos días me siento más de una y menos de la otra. En cambio, me gusta pensar más en la aceptación y no importa lo que esté sintiendo, sé que es una construcción (mi propia construcción) y que puede cambiar ‘en un abrir y cerrar de ojos’. Si alguien más me etiqueta de cualquier manera, entonces ese es su asunto y el resultado de su visión del mundo.


Supongo que para mí, soy lo que soy... sea lo que sea.


Nos leemos en la Próxima

@ErikaSpezia

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page