top of page
  • Foto del escritorMeridiano Puebla

Líderes de la postmodernidad: Bukele, Trump, AMLO…



Nayib Bukele, Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump tienen algo en común: su comunicación política gubernamental (y después de sus gobiernos, como el caso del expresidente americano). Son liderazgos sui géneris que han sabido comunicar en tiempos de postmodernidad; sí, la postmodernidad llegó a los países de América Latina, los llamados en vías de desarrollo y también a los países en vías de decadencia como Estados Unidos de Norte América.


Su comunicación ha sabido dar lectura a las emociones colectivas que en la actualidad son, en su mayoría, emociones negativas, pero también han sabido dar lectura no sólo al escenario actual, sino a los escenarios económicos, políticos y sociales, que antecedieron y provocaron esas emociones sociales negativas. Es por ello que su comunicación política es tan eficaz, sin importar la eficacia y eficiencia de sus gestiones. La aprobación que tienen obedece más a lo primero que a lo segundo.


En esta época, como toda buena postmodernidad, las ideologías se han evaporado, las causas, la colectividad, la esperanza, desfallecen. Las corrientes políticas se entremezclan para dar vida a una némesis a la que no se le distingue su origen. En desesperanza, en resquebrajamientos, siempre se requiere a un “salvador del mundo”, a un “súper héroe” que conduzca y que dé voz a las emociones.


Y surgen liderazgos como el de Bukele que es el presidente latinoamericano mejor evaluado. Bukele no dibuja firmemente una corriente política, porque el mundo postmoderno no la necesita. En cambio, requiere ver a su presidente en las redes sociales y hasta en entrevistas con youtubers. El presidente salvadoreño supo muy bien comunicar la solución de lo que es, seguramente, la primera petición ciudadana acabar con el pandillerismo en ese país. Porque en política la percepción es realidad.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page